Radio Berlin

Canción actual

Title

Artist

How has Roo Casino been received by players?

Simply open a free account and submit your initial deposit to begin going. In no time, you'll be able to start enjoying the games you love! Additionally, your initial deposit will be matched 100% up to $200. So act quickly and enjoy the fun at roo casino login australia right now!

Do you like the look and feel of Joo Casino?

Yes, I like how joo casino australia looks and feels! It is sleek, contemporary, and convenient. Additionally, the bonuses are fantastic and the games are wonderful. I strongly advise giving it a go!

Background

Cómo funciona la “nariz electrónica” que detecta alimentos en mal estado

Escrito por el 12/11/2020

El sistema permite realizar la identificación desde el smartphone. Los detalles de su funcionamiento y cuáles son sus antecedentes.

Investigadores de la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur, presentaron en sociedad su nuevo invento: una nariz electrónica diseñada para reconocer alimentos en mal estado, un proceso que se realiza desde el smartphone. Según explican los especialistas, el sistema se basa en el mismo principio que el olfato humano.

Sin embargo, este mecanismo se apoya más en la información visual que en la olfativa. Los alimentos perecederos usualmente ofrecen pistas visuales cuando comienzan a pudrirse, aunque esos indicios no siempre son identificables a primera vista. En ese sentido, la idea es que el dispositivo lea un código de colores en la comida que cambia según su estado. ¿Qué ocurre que el olor? En muchas ocasiones es disimulado por los envases.

Por eso, la propuesta es incluir sensores en dichos envases que reaccionan a los compuestos que se producen durante la descomposición. Esos implementos interactúan con una app que modifica el color en un código de barras y de esa forma indica el estado de los productos. En la pantalla del celular aparecerá entonces una suerte de indicador de frescura, que se muestra luego de un escaneo de 30 segundos.

En la práctica, proponen que el usuario emplee su teléfono para apuntar a productos (por ejemplo en un supermercado) para de esa forma conocer su estado. Obviamente, también serviría para los alimentos que tenemos en la heladera de casa. El principal escollo reside en el siguiente punto: todos los fabricantes deberían sumarse a una suerte de estándar, incluyendo los mencionados sensores en los envases.

Sin embargo, los científicos muestran optimismo: “El código de barras colorimétrico se puede producir en masa fácilmente; además los componentes son biodegradables y no tóxicos. Esperamos que este sistema sea ampliamente utilizado en la industria alimentaria y por el público. Ofrece a los consumidores y a todos los interesados en la cadena de suministro de alimentos una forma de monitorear yevaluar la frescura de los alimentos y establecer la confianza del público”, señalan.

En un paper (podés leerlo completo en este enlace, en inglés) notan que su nariz artificial consiguió un 100% de efectividad al evaluar alimentos putrefactos, y que el porcentaje se ubicó en el rango del 96% al 99% al identificar productos aún frescos aunque no completamente.

Narices robóticas: dos antecedentes

La nariz electrónica que ahora presentan los expertos de la Universidad de Nanyang no es la primera de esa especie que hemos visto en 2020. En marzo de este año hablamos de un trabajo conjunto entre la Universidad de Cornell y la empresa Intel, un chip que imita el sentido del olfato de los humanos y animales.

“Desarrollamos algoritmos neuronales que imitan los procesos que se activan en nuestro cerebro al oler algo”, explicó en la ocasión Nabil Imam, del Laboratorio de Computación Neuromórfica de Intel, y comentó que la investigación se encuentra a medio camino entre la neurociencia y la inteligencia artificial. En un artículo publicado en la revista Nature indicaron que su invento consiguió “una precisión de reconocimiento superior en comparación con los métodos convencionales de vanguardia”.

El chip, que fue mostrado en calidad de prototipo, es especialmente hábil para reconocer sustancias químicas peligrosas, incluso con interferencias o elementos bloqueando. Por caso, puede identificar olores de elementos que se utilizan para la fabricación de explosivos, narcóticos y polímeros. Además de su uso por parte de autoridades en aeropuertos y/o fuerzas de seguridad, los científicos de Intel señalaron que estos sistemas olfativos electrónicos, que además son altamente portátiles, podrían ser utilizados por médicos para diagnosticar enfermedades. También para detectar con eficacia la presencia de humo y monóxido de carbono en los hogares.

A comienzos de año, en el marco de la feria de tecnología CES 2020, fuimos testigos de una verdadera curiosidad: un robot que ayuda a quienes se quedan sin papel higiénico cuando están en el baño. En concreto, el autómata puede ser llamado desde el smartphone y acude por su cuenta con más rollos. Además, RollBot (tal como lo bautizaron sus creadores, la empresa Charmin) cuenta con un sensor que detecta malos olores y alerta al usuario en caso de que sea conveniente esperar un rato para ingresar al baño.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *