Canción actual

Title

Artist


Bill Gates habla sobre la posibilidad de revertir el cambio climático en su nuevo podcast

Escrito por el 15 diciembre, 2020

El fundador de Microsoft trató el tema en una nueva edición de su podcast semanal, acompañado por Rashida Jones y Elizabeth Kolbert, autora de “La Sexta Extinción, una historia nada natural”.

Aunque hagamos todo lo que hay que hacer para prevenir un escenario de desastre, los efectos del cambio climático ya se están viendo. Por eso, en una nueva edición del podcast “Ask Big Questions”, Bill Gates y Rashida Jones se preguntaron si la humanidad todavía está a tiempo de detener el cambio climático. Spoiler: por suerte sí.

“El mismo tipo de innovación que nos metió en esto, donde inventamos electricidad y automóviles, que trajo tantos beneficios, ese mismo tipo de poder de innovación acelerado nos permitirá hacer esas cosas, pero de una manera que no emita gases de efecto invernadero. No va a ser fácil. Tendremos que poner muchos recursos. Tenemos que ponernos en marcha ahora porque llegar a cero para 2050 no es fácil de lograr. Sin innovación, diría que esto no tiene solución. problema. Has visto la revolución de las computadoras personales, ves lo que hemos hecho con varias enfermedades. Hoy somos más inteligentes que nunca y muchas personas excelentes están trabajando en estas soluciones. Realmente hay esperanza aquí y por eso vale la pena lograr políticamente que los países incluyan esto en su agenda”, resumió Gates para dar comienzo a la charla.

¿La clave del problema? El efecto invernadero generado por la emisión de dióxido de carbono (CO2). Cuando se quema carbón, se consume gas natural o nafta se crea CO2.

“Nuestra atmósfera es principalmente nitrógeno y oxígeno en un 99%. En este momento, alrededor del 0,4% es CO2 y sigue subiendo y eso es un problema porque cuanto más hay en nuestro atmósfera, más caliente se pone la tierra. Retiene más luz solar, el calor que entra es retenido”, detalló Gates, antes de llegar al quid de la cuestión.

Se emiten 51.000 millones de toneladas de CO2, cada año, en cinco grandes áreas de actividad. Cuanto más se genera, más caliente está la Tierra. Y si no lo bajamos a cero, eso va a la atmósfera, y ese calor genera los incendios forestales. Causa que suba el nivel del mar. Elimina los arrecifes de coral, a los osos polares. El cambio es muy rápido, por lo que las plantas y los animales no logran adaptarse. Podrían hacerlo si esto tardara miles de años, pero no a este ritmo”, afirmó.

Una de las posibles soluciones, que ya se están viendo, es recurrir a energías “verdes”, como la eólica o la solar. Pero eso también tiene problemas: son intermitentes. El sol se oculta a la noche, se puede nublar. El viento también se puede ver afectado por tormentas que hacen que las turbinas no puedan funcionar. Y la habilidad de almacenar esa energía también es limitada. “Necesitamos una especie de milagro para almacenar energía u otra fuente, como la fisión o fusión nuclear. Un gran avance que pueda solucionar la energía eléctrica”, destacó Gates.

“Cuando era chica iba a la playa a juntar botellas de plástico y me sentía bien. ¿Ese tipo de cosas sirve para arreglar el cambio climático?” preguntó Rashida. La respuesta es sí.

El aporte individual solo no va a bajar a cero las emisiones, pero cada cosa suma. Comprar un auto eléctrico no aporta a las emisiones, pero además cuantos más se compren, mejores serán las baterías, y más baratos los vehículos, todo ayuda, cada pequeño paso aporta. Si todos apuntamos a eso, eventualmente todos vamos a tener autos eléctricos y ahí sí estaremos frente a un gran cambio

¿Y si no hacemos cambios? Los problemas son grandes

“El hielo en lugares como Groenlandia y los polos se empezará a derretir por lo que subirá el nivel del mar. Desaparecerán las playas, las ciudades costeras, todo quedará bajo el agua. Si la temperatura sigue subiendo no se podrá trabajar en el campo o cultivar productos en lugares cerca del Ecuador, donde se sienten más los cambios climáticos. También habrá más incendios forestales, más huracanes. Se extinguirán muchas especies. Es muy malo y va a ser peor cada año si continuamos con estas emisiones”, resumió el fundador de Microsoft.

Para sumarse a la discusión Rashida y Bill invitaron al podcast a Elizabeth Kolbert. Ella escribe sobre cambio climático para The New Yorker desde hace dos décadas. Tiene un claro entendimiento de cómo el cambio en el planeta no afecta solamente a las personas: también lastima a los animales, las plantas y al ecosistema completo. Es además la autora de La Sexta Extinción, una historia nada natural, libro por el que ganó un Pulitzer en 2015. Jones le preguntó si cree que se puede revertir este proceso de extinción.

“Creo que estamos en un período de tasas de extinción extremadamente elevadas. Cientos, quizás miles de veces más de lo que se denominan tasas de extinción de fondo que han prevalecido durante la mayor parte de la historia de la vida. Todavía nos queda un largo camino por recorrer antes de alcanzar el nivel de extinción que define la masa extinciones del pasado. Por ejemplo, el impacto de un asteroide que mató a los dinosaurios, mató algo así como el 75% de todas las especies de la tierra. Definitivamente tomaremos la decisión si este evento de extinción en el que nos encontramos ahora mismo se convierte realmente en una gran extinción masiva o si no lo hace”, respondió.

“¿Cómo se puede lograr que la gente entienda el impacto y cómo va a afectar sus vidas? ¿O tenemos que esperar a que realmente cambie sus vidas?”, le preguntó Rashida.

“Creo que es una muy buena pregunta. Por eso los científicos climáticos estuvieron hablando del tema durante 30 años. Diciendo: ‘No esperes hasta llegar al clima que no te gusta’, contestó la autora. “Ahora estamos viendo impactos muy grandes, los enormes incendios en verano y otoño en California y Oregón, e incendios en Colorado y en las Montañas Rocosas. La temporada de huracanes no tiene precedentes. Estamos viendo estos impactos en Estados Unidos. Creo que si miras las encuestas de opinión pública estás viendo que la gente es cada vez más consciente de lo que está sucediendo. Realmente tenemos que empezar a poner el trabajo preliminar, como decía Bill, para reducir enormemente nuestras emisiones”, afirmó.

“¿Los negadores del cambio climático son peligrosos?”, consultó Jones. Bill Gates contestó.

Hay menos negación ahora. En realidad a esta altura nos tenemos que preocupar por la gente que no prioriza este problema porque no hay cooperación global. En las crisis financieras de 2008 y 2009 el interés de las personas en el cambio climático bajó mucho. La buena noticia es que durante esta pandemia, que fue tan horrible a nivel económico y de salud, el interés en el cambio climático -particularmente de los jóvenes- se mantuvo alto. Libros como los que hace Elizabeth, la discusión constante y que las petroleras ya no traten de confundir a las personas [acerca de si el cambio climático es real o no] ayudan”, resumió el filántropo.

Para finalizar, Rashida le hizo varias preguntas a Bill sobre el tema. Atentos, porque algunas respuestas pueden no ser las que nos gustaría escuchar.

Rashida: “¿Si me hago vegetariana y como ‘carne sin carne’, eso ayudaría?”

Bill: “Sí, la demanda de productos de carne cultivada en laboratorios va a ayudar a mejorar la producción y bajar la fuente de emisiones”

Rashida: “¿Comprar compensadores de carbono ayuda?”

Bill: “Ayuda un montón. Es algo enorme que esperamos que más gente haga”.

Rashida: “¿Y comprar una isla privada para escaparse?”

Bill: “Probablemente no. Solamente volar a la isla genera muchísimo carbono”.

Rashida: “¿Comprar pajitas de papel?”.

Bill: “No realmente. Está el problema del plástico en el océano, principalmente por los países que no recolectan bien la basura. En EEUU la mayoría de las pajitas de plástico no van al océano. Está bien, pero no afecta realmente al cambio climático”.

Rashida. “Puede ser una pregunta medio complementaria, ¿pero reciclar ayuda?

Bill: “Algunas cosas sí. Por ejemplo las latas de aluminio. Hacer una lata nueva de material reciclado requiere una décima parte de la energía que se usa para hacer una nueva, por lo que ayuda a bajar las emisiones. Pero en otras cosas como el papel o el plástico, no afecta al cambio climático. Es un mix”.

Rashida: “¿Comer productos orgánicos ayuda?”.

Bill: “No”. Ante las risas de la actriz y productora, el magnate aclaró que “la producción orgánica requiere más tierra que las técnicas más utilizadas. Se que no es una respuesta popular..”.

Rashida. “Ok, no ayuda y además produce más daño. Es fuerte lo que decís Bill. ¿Y volar menos?

Bill: “Definitivamente. Esperamos tener combustible verde para aviación, pero todavía no lo tenemos. Para mucha gente sus vuelos son la categoría en la que más aportan a la emisión de gases. Ese es mi caso. Por eso fundé una compañía de combustible de aviación verde. Es caro pero quiero dar un buen ejemplo”, concluyó.

Rashida: “¿Y apagar obsesivamente las luces, el aire acondicionado o la calefacción cuando salgo de mi casa o de una habitación?”.

Bill: “Es un beneficio modesto, pero es una buena práctica”.

Rashida: “¿Cuál es la única cosa, lo más importante que puede hacer una persona para ayudar a detener o frenar el cambio climático?”

Bill: “Lo más importante es su voz política. Decirle al gobierno, ‘esto es algo para lo que queremos que contrate a los mejores científicos, los mejores pensadores’. De la misma manera que debemos pedir que nos preparemos para una nueva pandemia, que es 100% seguro que vendrá, queremos que tome todos los cerebros del país y los active para solucionar este problema. Eso es lo más importante. Sin los gobiernos podríamos obtener ligeras reducciones a través de cambios en el comportamiento individual, pero son insignificantes. Particularmente cuando se mira a los países en desarrollo, donde solo se consume una décima parte del uso de energía al que los estadounidenses están acostumbrados, la demanda va a subir. A menos que podamos multiplicar algunas cosas por cero con enfoques innovadores, no vamos a reducir las 51 mil millones de toneladas de emisiones dramáticamente”.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *