Radio Berlin

Canción actual

Title

Artist

Background

Vivir la cuarentena sin luz del sol puede destruirnos

Escrito por el 19/05/2020

Millones de personas estamos encerradas en casa con poco contacto con el mundo exterior. Estudiamos o trabajamos en pijama y vemos series hasta la madrugada. Pero no ver la luz del sol y estar despiertos hasta tarde con frecuencia puede generarnos problemas para dormir. Además, afecta nuestra salud mental y rendimiento (aunque podamos hablar vía Zoom en calzoncillos). 

Para poder entender qué está pasando en nuestra cabeza durante esta cuarentena consultamos a Giannina Bellone, becaria doctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina e integrante del Laboratorio de Cronobiología (Universidad Nacional de Quilmes) y del Laboratorio de Cronofisiología (Instituto de Investigaciones Biomédicas, Universidad Católica Argentina-CONICET). 

Según nos explicó, “el aislamiento nos genera una ‘desincronización circadiana’. Justamente porque cuando tenemos falta de luz natural, como le pasa a las personas que están haciendo la cuarentena en departamentos o casas oscuras,”. 

¿Qué es una desincronización circadiana? Así nos lo explica:

“Se definen como cambios mentales, físicos y comportamentales que siguen un ciclo diario, periodos cercanos a 24 horas, y se sincronizan con la luz: como dormir de noche y estar despierto durante el día».

La incorrecta exposición a la luz durante la noche, o falta de luz durante el día, agrega la especialista, produce alteraciones en la sincronización circadiana, junto con alteraciones fisiológicas, como la aparición de fatiga”.

ESTADO DE ALERTA DISMINUIDO

Pero los cambios que provoca en nuestras cabezas el aislamiento no terminan ahí. “Además, a esto se suma que nos quedamos hasta las mil horas mirando una serie, esto también genera problemas porque los estudios señalan que las pantallas de noche nos engañan porque nos mantienen a alerta y después culpa de eso no podemos conciliar el sueño”, nos dice Giannina. Sí, mirar series y películas hasta cualquier hora puede traer problemas. 

Según la especialista, con el cambio de cotidianeidad durante la cuarentena hay un doble atentado contra el llamado “reloj biológico”, por un lado por la falta de luz y por el cambio de rutina en donde nos dormimos tarde. “Basta con entrar a Twitter para ver cómo la gente se queja de que durmió mal y, en muchas casos, vemos así cómo impacta esta falta de luz y este cambio en nuestros ritmos de vida en la forma en la que dormimos”.

Giannina nos dice que tenemos que tener una buena calidad del sueño y una buena cantidad. “En promedio una persona adulta tiene que dormir entre 7 y 8 horas, por ahí alguien dice ‘uy, dormí 9 horas’, pero en esas horas se levantó al baño tres veces, miró por la ventana y prendió el celu para ver mensajes, entonces, no fueron 9 horas de calidad”. 

También nos explicó que la falta de cantidad y calidad producen que se disminuya el estado de alerta, es decir, la capacidad de prestar atención sostenidamente en una tarea; y aumenta el tiempo de respuesta, o sea, tardamos más en resolver cosas y algo que podemos resolver en 10 minutos nos termina llevando una hora.

LA IMPORTANCIA DE LA RUTINA

“Tratar de dormir bien, en calidad y cantidad, es una forma de proteger la salud mental durante el aislamiento”, dice la especialista. Por eso señaló que se recomienda crear rutinas para tener en casa.

“Cuando te armas la rutina tenés que ponerte horarios. Si te cuesta levantarte a la mañana, ponete el despertador, ten horarios para estudiar, para trabajar, para hacer cosas de la casa y para mirar series. Todo separado y no hasta cualquier hora”.

Diferentes organizaciones publicaron guías con consejos para poder sobrellevar de la mejor manera posible. El ministerio de salud de la Argentina armó su guía y también la OMS.

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *